Cuando se trata de encontrar la universidad adecuada, hay muchos factores que determinan si una escuela es la adecuada para ti. La ubicación, las finanzas y el tamaño son algunas de las consideraciones más importantes. Pero incluso si todas las piezas prácticas encajan, debes tener en cuenta los factores que hacen que la universidad que elijas sobresalga.

Esto inicia investigando las carreras de la universidad y el departamento académico en el que quieres estudiar. Es una parte importante de cómo y dónde pasarás tu tiempo. Aquí tienes algunas preguntas que te ayudarán a pensar en tus opciones.

 ¿Qué están haciendo los profesores?

Conoce el tipo de investigación que han realizado los profesores y los proyectos profesionales y académicos en los que están trabajando. ¿Sus intereses coinciden con los tuyos? Comprueba también si trabajan con estudiantes en esos proyectos. ¿Tendrás tutoría y la oportunidad de construir tu currículum con proyectos relevantes? Tómate un minuto para estudiar los cursos y ver si te interesa realizar ese tipo de trabajo o si te parecen más interesantes otras clases en otras especialidades.

¿Te parece que el programa es relevante y actual?

Quieres sentirte a gusto en tu especialidad y con tus profesores pero también quieres saber que vas a tener retos y estar expuesto a nuevas oportunidades dentro de tu campo. Merece la pena reflexionar sobre esto ahora para poder comprometerse a estudiarlo durante los años de tu carrera.

¿Qué tipos de experiencias fuera del salón de clases hay disponibles?

Sabía que quería estudiar inglés y eso jugó un papel importante a la hora de reducir mi elección de escuelas. Investigué los diferentes programas para ver el tipo de trabajo que hacían los estudiantes, como la investigación, las prácticas y las actividades extracurriculares. Cuando descubrí que St. Edward's hacía hincapié en las experiencias fuera del salón de clases y animaba a los estudiantes a viajar y a realizar experiencias en revistas y periódicos locales, supe que el programa era adecuado para mi. Vi que podía crecer y aprender mucho.

¿Y si no sé qué quiero estudiar?

Por supuesto, también es perfectamente normal no saber cuál es tu especialidad antes de entrar en la universidad o incluso cambiar de especialidad a mitad de camino. En ese caso, puedes seguir investigando y utilizarlo como una oportunidad para examinar los programas, las especialidades y las facultades para encontrar tu vocación: ¿que encaja contigo?

Read this article in English.